Etiquetas

, , ,

Pues como iba amenazando, tengo preparados unos diminutos cortos y fichas para ir presentándoos a los personajes de “Jack T.R.”.

Hoy vamos a empezar con Aidan. ¡Que lo disfrutéis!


 

Aidan Kelly

  • ¡Vuelvo en un rato! ¡Procura no destrozarme la tienda mientras estoy fuera!

El hecho de que la única respuesta que recibió a su advertencia fue una risotada y un portazo, no auguraba nada bueno.

Aidan suspiró, sabiendo que Julian le desordenaría la tienda entera solo por fastidiarle y en un tiempo record, le dijera lo que le dijera.

Gajes de vivir con alguien cuya edad mental estaba estancada en los doce años.

Haciendo caso omiso a su instinto, que le pedía regresar y dejarle claro al otro que no debía destrozar su tienda, colocó el cartel de cerrado, cerró con llave y puso rumbo al Parque Avalon, donde todos los miércoles colocaban un pequeño mercadillo de artículos de segunda mano. A Aidan le gustaba pasear y revisar los puestos, siempre buscando algún objeto “especial”, como le enseñó su abuelo. Ya había conseguido varios de esa manera, los cuales estaban a buen recaudo y lejos de manos inexpertas.

  • ¡Aidan, querido!
  • ¡Oh, mierda! – masculló por lo bajo el chico al ver como una señora de unos setenta años y vestida con un chándal rosa bajo un chaquetón blanco se le acercaba a paso vivo. – ¡Señora Johnson! ¡Qué alegría verla!

La señora Johnson era su vecina de arriba. El lugar donde vivía  y tenía la librería, era un edificio de tres plantas y un bajo con locales. Con dos apartamentos por planta, era en un lugar tranquilo y sin problemas… a menos que tuvieras a la señora Johnson por vecina, claro.

El apartamento de Aidan se encontraba sobre su librería, en el primer piso. Perteneció a su abuelo, aunque no solía usarlo. Lo puso a su nombre cuando el chico se mudó a Chicago, para que tuviera un lugar propio donde vivir y un poco de intimidad cuando creciera.

En la segunda planta del edificio, y sobre su casa, vivía la anteriormente mencionada señora desde hacía cuarenta años.

En el tercero no había nadie en ese momento, ya que su verdadero dueño lo tenía en alquiler y acababa de quedarse sin inquilino.

Normalmente, Aidan trataba por todos los medios de mantenerse lejos del alcance de la buena señora. No era mala persona, pero tampoco era tan “respetable” como aparentaba.

Ya cometió el error de dejar que lo tocara en una ocasión y aun seguía arrepintiéndose de ello. Había ciertas cosas que era mejor no saber.

  • Voy con un poco de prisa, señora Johnson… – intentó excusarse Aidan. Sin embargo, su vecina no tenía ninguna intención de dejarle escapar.
  • ¡Esta juventud! ¡Siempre con prisas! – le regañó con su voz chillona, tratando de cogerle del brazo. Aidan lo esquivó, agachándose y fingiendo buscar algo en su bolsa. – De todas maneras no voy a entretenerte demasiado. Solo quería pedirte que tengas más cuidado y que no olvides apagar la televisión antes de salir la próxima vez.

Aidan dejó de rebuscar en su bolsa y dirigió su mirada gris a la anciana mujer.

  • ¿Mi televisor?
  • Si, hijo. A veces la dejas tan fuerte que puedo oírla perfectamente en mi casa.
  • Jodido Julian…

El problema de dejar a Julian solo en la tienda o en su casa era que se aburría. Mucho. Y si se aburría, solía poner el televisor o la radio sin pensar en que el volumen podría molestar a los vecinos.

Claro, como él no tenía que tratar con ellos…

  • ¿Disculpa? – la anciana mujer le miró torcido y Aidan se pateó mentalmente. ¿Lo había dicho en voz alta?
  • No, perdone… quería decir… mi televisor es viejo. A veces el botón de encendido se queda atascado y no me doy cuenta. Tendré más cuidado, no se preocupe.
  • No pasa nada, querido. Si mi difunto marido estuviera vivo… él sabría cómo arreglar tu tele. Era todo un manitas.

Aidan forzó una sonrisa y se obligó a no mirar a la derecha de la señora cuando esta mencionó a su marido. El señor Johnson murió de un infarto unos años atrás. Lo recordaba vagamente como un tipo gordo y medio calvo que olía a whisky barato y gritaba mucho, especialmente a su mujer.

Era curioso, pero jamás le pareció del tipo de los que supieran arreglar nada.

  • Le prometo tener más cuidado con el televisor, señora Johnson. Ahora debo irme. Me están esperando y llego tarde.
  • Oh, si, por supuesto, querido.

No pudo evitar estremecerse cuando, al pasar por su lado, la señora le dio un amistoso golpecito en el brazo. Por suerte ella llevaba guantes y él tenía su abrigo o las cosas se hubieran puesto feas.

Una  vez, hacía un año o así, consiguió pillarle desprevenido y le tocó la mano. Aidan averiguó  que el señor Johnson no murió de un infarto, como su viuda contaba a todo el mundo. También que ella sabía bastante sobre venenos, cosa de lo que su difunto esposo no tenía idea en vida y que Aidan no pensaba olvidar jamás.

Por si acaso.

El hecho de que el fantasma del señor Johnson la acompañara a todas partes, intentando inútilmente de torturarla… eso era otra historia. Le daba pena y le hubiera gustado decirle que no iba a conseguir su objetivo porque ella no podía verle ni oírle por mucho que se esforzara. Pero descubrirse frente a un fantasma de esa manera solo conseguiría atraer atención indeseada sobre su persona.

No necesitaba una legión de fantasmas pidiendo su ayuda las 24 horas del día.

Ya tenía suficiente rareza en su vida, muchas gracias.

Siguió su camino hacia el parque, parando primero en uno de los puestos callejeros para comprarse un bollo de canela y un café caliente.

El invierno había teñido de blanco la ciudad entera, convirtiendo el parque Avalon en una imagen de cuento. Este era uno de los puntos con más energía acumulada de la ciudad que atraía todo lo “no normal”.

La mayoría de los puestecillos ya estaban colocados y abiertos para cuando llegó. Paseó entre ellos, esquivando a la gente y dejando que las sensaciones de los objetos expuestos le llegaran.

Con algunos objetos le ocurría como con las personas. Podía sentir y ver cosas relacionadas con ellos si los tocaba y oírlos si se concentraba lo suficiente. Si tuvieron gran valor para alguien, solían quedarse impregnados con la energía de esa persona y eso los convertía en algo preciado y valioso que no debía ser encontrado por la gente equivocada.

Se concentró y escuchó los susurros de los libros, el rumor cantarín de las joyas y el tintineo de las vidrieras…

Nada raro… nada lo suficientemente fuerte como para…

Muerte…

Va a escapar…

Hay que detenerlo…

¡Detenlo!

Aidan se congeló a medio paso, mirando a su alrededor para buscar la fuente de ese sonido. Lo había escuchado tan claro como si hubiera hablado una persona real. Normalmente, él podía oír sonidos no palabras. Debía ser algo muy poderoso para eso.

No tardó en encontrarlo. En un puesto en el que solo había trastos sin valor sobre una manta, pudo verlo. Era una pequeña libreta, del tamaño de media cuartilla, forrada de cuero marrón oscuro, vieja y gastada. Tenía manchas redondas en su cubierta, como si hubieran apoyado innumerables vasos llenos de whisky o vino sobre ella y una de sus esquinas superiores estaba algo chamuscada.

Pero el poder que desprendía era impresionante. ¿Cómo había llegado algo así ahí?

  • ¿Cuánto por esto? – le preguntó al vendedor, señalando la libreta sin llegar a tocarla.
  • Treinta pavos.
  • Pónmela en una bolsa, por favor.

De regreso a casa y con la libreta bien envuelta en plástico y guardada a salvo en su bolsillo, pensó que debería cerrar temprano o posponer el misterio para después de cenar.

Algo le decía que esa lectura iba a dejarle para el arrastre…


 

¡Descarga la versión PDF de este corto AQUÍ!